miércoles, febrero 15, 2006

Vaya tarde tengo!

Ya sé que es mi problema. Por eso mismo... por eso mismo, digo... por eso mismo, repito... por eso mismo, sigo diciéndome... y este es también mi blog, no? ... Y si este es mi blog y es mi problema y es todo mío... Bueno, parece que desvarío, verdad, pero no, al contrario. Estoy cavilando, seriamente, como de costumbre, porque siempre cavilo seriamente aunque no pueda demostrarlo, y cavilo o cavilaba, pensaba, ya digo, en que es mi problema tener un problema y un blog. Las dos cosas. Qué hacer? El problema es simple, y conocido, muy conocido mío. El problema es tan conocido mío que de tanto conocerlo a veces ni me entero de que lo tengo al lado, fiel como un perro fiel. Pero ya, venga, lo suelto ya, voy a hablar, voy a nombrarlo. Se trata de... el cuadro. El cuadro. Lo nombro, lo escribo, lo leo, leo "El cuadro", y me hundo en el silencio más profundo. Abismal. Ni oígo ni veo. No veo nada. Ya sé que es mi problema... y que es un problema conocido, no, es más que eso, es un problema amigo, incluso muy buen amigo a veces, pero ¿cómo decir? como que hay un tiempo muerto, un espacio desocupado, en el que mientras tanto, mientras no acabas de saber si está de buenas o de malas contigo, estás con el problema y estás inquieto, o asustado, o acojonado, o peor, no sabes siquiera cómo estás.
Pues eso me pasa esta tarde. Que después de haber pintado, no sé qué pensar, y me gustaría pensar algo. Hummmmmmm. Espera... parece que he pensado algo. Ahora vuelvo. O si no vuelvo es que decidí quemarme en la hoguera junto con el problema.
O que lo dejé para mañana.
Chao.

5 comentarios:

Ana C. dijo...

La vida es una comedia para el que piensa y una tragedia para el que siente, ergo...sueña. Sólo hay dos tipos de problemas: 1) los que tienen solución 2) los que no tienen solución; el problema de no encontrar la solución...ya no es un problema es cuestión de habilidad o de pedir ayuda. Y si no tiene solución, para qué preocuparse? Te diré lo que hago yo con mis problemas sin solución o cuando no encuentro la solución a mis problemas y tampoco tengo ganas de dar explicaciones, los convierto en pesadillas, así en cualquier momento me despierto y pienso (pienso para que mi vida sea una comedia) "fue un mal sueño, a otra cosa mariposa".
Buenas noches Roma.

Bo Peep dijo...

Pues a mí me parece que te ha quedado un post magnífico. :)

leyendaurbana dijo...

Todos tenemos un límite, desbordamos en algunos momentos.¿Qué te gusta?¿El helado, quizás el chocolate, o una taza de té caliente en la mano mientras ves la gente pasar a través de tu ventana?.Y ya está.

Roma dijo...

Muuuuuuuuuuuchas gracias, muchas, por los comentarios.
El cuadro, el de la otra tarde, estará cara a la pared hasta que yo le diga, jajaja. Ahora estoy dándole celos con otro nuevo, jeje, y ya veréis que dentro de unos días lo giro y me mira con cara de "mírame a mí" y se me echa al cuello a darme besos. Que los conozco...

El Lehendakari dijo...

Pues sí, bonito post éste, más personal... Pero no te preocupes por no pensar, así la mente descansa ;-) Besos.