sábado, abril 08, 2006

La decisión...

... está tomada: Me separo del ordenata y la red de redes para arrejuntarme con un libro. Pasaré todo el fin de semana con mi amante, que está aquí conmigo, a mi lado, y que es capaz de susurrarme al oído cosas tan interesantes como esta:
.
Nunca amamos a alguien en concreto. Amamos tan sólo la idea que nos formamos de alguien. Es un concepto nuestro –es, en suma, a nosotros mismos- lo que amamos.
Esto es verdad en toda la escala del amor. En el amor sexual buscamos un placer propio que nos es dado por intermedio de un cuerpo extraño. En el amor distinto del sexual, buscamos un placer propio que nos es dado por intermedio de una idea nuestra. El onanista es abyecto, pero, en rigurosa verdad, el onanista es la perfecta expresión lógica del sentimiento amoroso. Es el único que no disfraza ni engaña.
Las relaciones entre un alma y otra, a través de cosas tan inciertas y divergentes como las palabras comunes y los gestos que se emprenden, son materia de extraña complejidad. En el acto mismo de conocernos, nos desconocemos. Dicen los dos “te amo” o lo piensan y lo sienten a modo de trueque, y cada uno quiere decir una idea distinta, una vida distinta, puede incluso que un color o un aroma diferentes, en la suma abstracta de impresiones que constituye la actividad del alma.
Estoy hoy lúcido como si no existiera. Mi pensamiento está desnudo y claro como un esqueleto, sin los trapos carnales de la ilusión de la expresión. Y estas consideraciones, que formo y abandono, no nacen de cosa alguna –de cosa alguna, por lo menos, que esté en la platea de mi conciencia. Tal vez aquella desilusión del dependiente con su chica, tal vez alguna frase leída en los casos de amoríos que los periódicos cuentan de los extranjeros, tal vez incluso una vaga náusea que arrastro conmigo y que no puedo explicar físicamente…
Se equivocó el escoliasta de Virgilio. Es de comprender de lo que sobre todo nos cansamos. Vivir es no pensar.
.
Fernando Pessoa / Libro del desasosiego
Traducción de Perfecto E. Cuadrado

10 comentarios:

Jody Dito dijo...

No estoy de acuerdo, esa visión es correcta, pero......la de un escéptico de la vida, alguien que cree que está de vuelta. No, no puedo comulgar con sus aseveraciones, por lo menos de momento, puede que cuando llegue a su edad, pase de todo y lo vea de ese color. Ahora no, confio más en el ser humano.

Luis Rivera dijo...

El "Libro del desasosiego" es uno de los 20 libros (más o menos) que considero esenciales en mi. En él y en otros cuatro o cinco autores he alimentado la mirada al ser humano a través del microscopio. Eso es Pesoa. Todo él es deconstrucción y si hay un exceso de amargura es porque su vida fué amarga. Pero se puede leer sin esa sensación y lo que dice resulta igualmente exacto. Cuando lo cogí por vez primera (hace unos 20 años tal vez llegué a la nota 16 "He meditado hoy, en un intérvalo de sentir...) supe que había encontrado un tesoro. Y es cierto, nada de lo que alguien dice es entendido con el sentido original.

chusbg dijo...

Esta muy bien eso de alejarse con un amante y si todo el libro es de enganchante como lo que has transcrito puede ser el preludio de muchas reflexiones después en tu blog. Nos tocará esperar y por lo que he leído y la opinión de Luis, puede ser uno de mis próximos libros.
Un saludo

Ana C. dijo...

¿Vivir es no pensar que: Nunca amamos a alguien en concreto. Amamos tan sólo la idea que nos formamos de alguien. Es un concepto nuestro –es, en suma, a nosotros mismos- lo que amamos?
¿O es mejor no pensar que Nunca amamos a alguien en concreto. Amamos tan sólo la idea que nos formamos de alguien. Es un concepto nuestro –es, en suma, a nosotros mismos- lo que amamos, para vivir? ésa es la cuestión...

Roma dijo...

Hummmmm... Ana, me he perdido... y no sé si vivir es no pensar o si pensar es no vivir o viceversa, caracoles! Pido ayuda!!!
(Cuando saque algo en claro de esas cosas que dice mi amante, prometo reflexionarlas en voz alta, o sea, por escrito, aquí. Pero mientras tanto... No sé si me llevará toda una vida...)

yo, la peor de todas dijo...

me quedo con: vivir es no pensar (no pienso entonces, sin reflexiones.Enorme contundencia)

Ana C. dijo...

Si vivir es no pensar... qué pasa con aquello de: pienso luego existo? existir no es lo mismo que vivir? parece que no...¿no?
Me voy a dar una vuelta por la montaña.

yo, la peor de todas dijo...

quien añade ciencia, añade dolor (libro de Job)

Roma dijo...

Vaya, vaya, con que con esas estámos, eh? Ana y La Peor, buenas sóis ambas... jaja, enganchaditas a una frase que se las trae y se las lleva... Hummmmm... cuánto me gusta decir Hummmmm!

Pues nada, nada, ya me voy, ya os dejo tranquilas, y me vuelvo con mi amante el señor Pessoa que me está esperando.
Besssossss

Roma dijo...

Aysssssssssssss!!!!
Que me largué sin saludar a Jody Dito, Luis Rivera y Chusbg. Mala soy... ché!
Perdón!!!
Besos también, por supuesto, con permiso de los señores mismos.
Muackssssssssssssssssss